¿Cómo Usas la Base de Polvo?

No hay nada que le guste más a una mujer, que tener el cutis indiscutiblemente bello. Y no es de extrañar, que el principal motivo por el que se acude a una tienda de productos de belleza, es para comprar bases de polvo que contribuyan a mejorar la apariencia del rostro, y que este brille mucho más de lo que ya lo hacía antes. Para que los resultados sean los más efectivos, la clave está en saber elegir el mejor maquillaje y que, además, se ajuste perfectamente a la cara, teniendo en cuenta el tipo de piel de cada una. Después de conseguir la base perfecta para tu cara, ya es tiempo de seguir con las siguientes recomendaciones para que tu rostro luzca precioso y perfecto.

Primero debemos quitarnos esa idea de la cabeza que muchas mujeres tienen – y que además ponen en práctica – de difuminar la base con la yema de los dedos, pues aunque no lo notemos, al hacerlo, la base no queda bien aplicada y hay partes que quedan descubiertas. Otra razón para olvidarnos de extender el maquillaje con los dedos, es porque se gastaría mucha más base de lo que se gastaría haciéndolo de la forma que a continuación te diremos.

La forma correcta, es utilizando un pincel para aplicar la base, ya que los resultados serán mejores y la duración del maquillaje será de mucho más tiempo, además, la cantidad que se usa de base, quedará notablemente reducida.

Hay que prestar atención a la crema hidratante que se use con anterioridad a la aplicación del maquillaje; depende de la calidad de crema que usemos para que la base se adhiera correctamente y los resultados que deseamos sean exactamente los que consigamos. Para que la base de maquillaje se adapte correctamente a la piel de la cara es recomendable una crema hidratante que sea poco activa.

Por último, y fundamental, es que para maquillarse, lo mejor es empezar desde el centro de la cara hacía los lados, evitando crear excesos que crearan pegotes que harán que el maquillaje adquiera un aspecto de mascarilla.

Con estos consejos, sin duda, tendrás un cutis más bello, que brille con luz propia.